Ana Sastre

Laura es eficiencia en estado puro. Convierte el caos del día a día en una serie de tareas organizadas, asumibles y planificadas.

Cualquier "marrón" de tu empresa que creas ingestionable, parece fácil y sistematizado tras su trabajo. De forma que luego te planteas "¡Anda, si no era para tanto!"

Y cuando hablo de eficiencia, también me refiero a  foco. Porque Laura te ayuda a poner en claro qué hacer y qué dejar de hacer, pensando siempre en la rentabilidad de tu empresa. Y no con intuición, sino con números por delante. 
 
Pocos profesionales he conocido de su nivel, con su implicación y con esos resultados tan objetivos.